La CTNE empieza a explotar el telefono automatico en vehículos

1976

Nuevo presidente para una Telefónica ya en la transición, Tomás Allende. El reto de conectar las zonas rurales absorbe esfuerzos y recursos pero los avances son evidentes. Y la compañía celebra sus primeros ocho millones de abonados.

Centrales automáticas en todas las capitales y primeras soluciones al reto rural

01

La compañía ha logrado llevar las centrales automáticas a todas las capitales de provincia y en abril de ese año, 1976, instala la línea telefónica número 8.000.000. Un porcentaje muy alto de la población ya tiene acceso a comunicaciones de calidad, pero Telefónica no se conforma. La dificultad de llevar el servicio telefónico a todos los españoles se convierte en una verdadera obsesión técnica, económica y humana para la compañía. Aparecen a mediados de los 70 los primeros modelos de centrales de tamaño pequeño que empiezan a ser útiles para conectar las ciudades de menos de 20.000 habitantes. Aunque aún faltaban algunos años para los grandes planes rurales de Telefónica, en 1976 se lograron instalar un millar de este tipo de centrales pequeñas que dieron servicio a más de 400.000 abonados en zonas más apartadas. Avanzamos hacia el servicio universal.

Soluciones al reto rural

Un nuevo presidente para un nuevo momento: Tomás Allende

02

Con el arranque de la transición desembarca en Telefónica Tomás Allende y García-Baxter, alcarreño, nacido en Guadalajara, y abogado de profesión. Allende es el presidente de los diez millones de “abonados” en España y el que vería la auténtica explosión de la telefonía doméstica, con casi 30 líneas por cada 100 habitantes. También sería el primer presidente que pisaría América Latina, pues quiso conocer de primera mano los acuerdos para transmisión de datos que se firmaron en aquel momento con Argentina.

Tomás Allende y García-Baxter

Pioneros en telefonía en vehículos

03

La primera telefonía móvil en España no era celular. Fue la llamada TAV, telefonía automática en vehículos, basada en el IMT-200 de Motorola que trabajaba en la banda de frecuencias de 200 Mhz. Visto ahora, un aparato enorme y pesado, con ninguna autonomía y una antena saliendo del coche. Con los ojos de entonces, una revolución. El auricular, empotrado en el salpicadero, era único en Europa. Una de las muchas innovaciones en las que Telefónica destacó a nivel internacional durante los años 70. En 1976 empezaban a instalarse este tipo de terminales, pero solo en los coches.

IMT-200 de Motorola

Archivo