Hall Gran Vía

1940

Gran Vía. Sala de telefonemas de la nueva central interurbana con 40 posiciones.

La contienda española deja paso a la II Guerra Mundial. La CTNE continúa desplegando redes y enlaces, entre los que destaca el establecido entre Madrid y Nueva York.

El servicio telefónico se extiende a 27 países

01

El 31 de diciembre, a pesar de la perturbación mundial por la guerra, el servicio telefónico se extiende a 27 países, en Europa (en Portugal y Gibraltar no se había interrumpido), América y Oceanía (Filipinas). Las estaciones de servicio telefónico sumaban más de 327.000 y las conferencias interurbanas e internacionales superan los 27 millones y medio.

Servicio telefónico

Enlace con EE. UU. en plena II Guerra Mundial

02

En 1940, tras la devastadora ofensiva alemana y la entrada de Italia en guerra, el único radioenlace operativo entre Estados Unidos y Europa continental que quedaba era con Berna. En otoño de ese año, con Estados Unidos aún como país neutral, se decidió reutilizar las estaciones del radioenlace con Buenos Aires para establecer un nuevo enlace entre Nueva York y Madrid. Tuvo su enjundia, ya que se necesitaba una pieza en los equipos en Madrid, que, aunque no se detalla cuál era, sabemos que pesaba unos veinte kilos. Finalmente llegó a su destino, tras un buen periplo, por avión a Lisboa y, desde allí a Madrid en camión. El enlace se puso en funcionamiento este año y así siguió, de manera que cuando Estados Unidos entró en guerra con Alemania, disponía de comunicaciones directas en Europa con Suiza, España y Portugal usando la red española. Funcionó durante todo el conflicto.

Enlace con EE. UU. en plena II Guerra Mundial

Posguerra y además fuertes temporales

03

Pasadas las mayores dificultades durante la guerra, España vive un periodo complicado tras la contienda, con faltas en los suministros de materiales. Esta situación impacta en la actividad de Telefónica, y se viven demoras en la instalación y reparación de averías, que además son mucho más extensas e intensas a causa de la guerra recién terminada. Además, en la carta del presidente, Estanislao de Urquijo y Ussía, se menciona el año terrible de temporales que azotaron España, cuyo impacto cifra en cuatro millones de pesetas (poco más de 24.000 euros) a la compañía, de los cuales solo 500.000 (3.000 euros) se emplearon para reparar las averías de la red de Santander. El presidente además hace un agradecimiento especial al personal de Telefónica por el esfuerzo extra “en condiciones muy duras”.

Estanislao de Urquijo y Ussía

Archivo