Llegada a la luna

1969

La misión del Apolo XI con destino a la Luna en el mes de julio encuentra en Telefónica un inesperado aliado. Las conexiones desde España resultaron óptimas y fundamentales para el éxito de la aventura, como reconocerían los propios astronautas.

De Buitrago a la Luna

01

Cuando decimos que Telefónica ha sido testigo y muchas veces actor de los grandes acontecimientos del siglo XX y lo que va del XXI, nos referimos a historias como la siguiente. Quién les iba a decir a los ingenieros telefónicos de finales de los 60 que su pericia y buen hacer iban a llevar al hombre nada menos que a pisar la Luna. La estación terrena de Telefónica en Buitrago de Lozoya (Madrid) se conectó muy pronto con la estación de seguimiento de la NASA de Robledo de Chavela (también en Madrid, cerca de El Escorial). Esta “sucursal” de la NASA en España era una entre 20 por todo el mundo, pero quiso el destino que, durante la misión del Apolo XI, en el verano del 69, solo tres de ellas -Robledo de Chavela, Goldstone en California y Camberra en Australia- fueran capaces de mantener constantemente la comunicación con la nave a pesar del movimiento terrestre. Las tres formaron una red vía satélite con las antenas de la NASA en Washington y de ahí, con el centro espacial de Houston. Hubo que superar ciertas contrariedades técnicas que casi ponen en peligro la misión, pero finalmente, los ingenieros de Telefónica -y los equipos norteamericanos implicados también- consiguieron las conexiones óptimas para facilitar la misión, y no solo eso: también la posibilidad de que se emitieran por televisión las históricas imágenes del pequeño paso para el hombre más famoso de la Historia.

De Buitrago a la Luna

Más comunicaciones internacionales

02

Las infraestructuras siguen creciendo hacia “arriba”, como hemos visto, pero también hacia “abajo”. En 1969 se construye también un nuevo cable submarino España- Italia, 640 circuitos y 1.000 millas para mejorar las conexiones con el Mediterráneo. En septiembre de ese mismo año, al otro lado del océano, se inauguraba la Estación Terrena Balcarce, la primera y aún la más grande de Argentina. Una enorme estación para comunicaciones vía satélite con otros países gracias a sus antenas apuntadas hacia los satélites Intelsat, NewSkies, Nahuelsat e Hispasat. Desde noviembre de 1990, la Estación Balcarce pertenece a Telefónica de Argentina.

Más comunicaciones internacionales

Nueva campaña de suscripción de acciones

03

Las sucesivas ampliaciones de capital llevan a Telefónica a lanzar periódicamente nuevas ofertas de suscripción de acciones -de ‘Matildes’- que siempre llevan asociadas reveladoras -y muy bonitas- campañas de publicidad. En la de este año 69, el equipo de Publicidad enfoca la campaña hacia la modernidad que, de forma inexorable, impregna a la sociedad española. Mujeres, y no solo hombres, son invitadas a invertir sus ahorros de cara al futuro en acciones de Telefónica porque, dice el anuncio “usted ya tiene muchas cosas que le hacen más fácil y agradable la vida… ahora necesita algo que quede para mañana”.

Nueva campaña de suscripción de acciones

Estación Terrena Balcarce 50 aniversario

Debes aceptar las cookies para poder ver este contenido

Archivo