1990

Empieza la gran década de la internacionalización de Telefónica. Argentina y Chile son los dos primeros pasos, pasos de gigante. En nuestro mercado doméstico, otro avance clave para el futuro: nace Moviline, la primera marca móvil.

Un pie en Chile y otro en Argentina: la internacionalización es una realidad

01

En 1990 Argentina vive una grave crisis económica, además de un cambio de gobierno. Para aminorar el déficit fiscal, las nuevas autoridades deciden privatizar el 60% de la empresa estatal de telefonía, TASA. Un monopolio algo decadente que necesitaba con urgencia modernización e inversiones. La privatización se abordó dividiendo el país en Zona Norte y Zona Sur para otorgar dos concesiones diferentes. Telefónica formaba parte de un consorcio con Citibank y un grupo financiero local y ganó en ambas concesiones, pero se decantó por operar solo en la Zona Sur. La razón: su proximidad y mayor fluidez del tráfico con Chile, el primer país donde Telefónica comenzó a funcionar. Hacía solo unos meses, Telefónica había entrado en el mercado chileno comprando al grupo Bond Corp casi el 50% de CTC, la Compañía de Teléfonos de Chile, privatizada tres años antes. Se da la circunstancia de que, gracias a los acuerdos firmados en 1979 para la implantación de redes de datos con tecnología de Telefónica en ambos países, cuando los primeros equipos llegaron a Chile y Argentina para comenzar la gestión se encontraron allí multitud de ingenieros españoles que, de alguna manera, les habían abierto el camino diez años antes.

Un pie en Chile y otro en Argentina: la internacionalización es una realidad

El principio de todo lo móvil

02

Moviline, la primera marca de telefonía móvil analógica que se hizo popular, nacía en 1990 tras la concesión de la licencia habilitante, todavía con tecnología 1G. Llegó a tener un millón y medio de clientes, aunque su tecnología se vio pronto superada por el estándar GSM, el sistema de telefonía global europeo con nuevas ventajas como la identificación de llamadas, el buzón de voz y, sobre todo, los SMS. Aunque la licencia le permitía existir hasta 2007, Telefónica entiende que las circunstancias del mercado han superado ampliamente lo que Moviline puede proporcionar a sus clientes y solicita al regulador su desaparición como marca y servicio en 2004.

El principio de todo lo móvil

Cabinas con tarjeta

03

La de los 90 en la última gran década de las cabinas y teléfonos públicos. Diez años después, el móvil comenzará a comerles el terreno hasta su total desaparición en 2023. En 1990, gestionadas ya por la filial Telefónica Telecomunicaciones Públicas (TTP), había ya más de 42.000 en nuestras calles y plazas, en pueblos y ciudades, y ese año se anunció el lanzamiento del llamado Teléfon Modular, que se podía utilizar con monedas pero también con tarjetas electrónicas.

Cabinas con tarjeta

Archivo