1946

El nuevo contrato con el Estado tras la nacionalización de casi un 80% de la compañía trae algunos cambios y tiempos nuevos para la CTNE.

Nuevo contrato con el Estado

01

Tras la nacionalización del 79,6% por parte del Estado español un año antes, las reglas de juego empiezan a cambiar. El primer paso fue acordar un nuevo Contrato con el Estado, que sustituía el anterior. Firmado poco antes de Navidad, el 21 de diciembre, por el ministro de Hacienda, Javier Benjumea, y el presidente de la compañía, José Navarro-Reverter, trajo algunos cambios: • Subida del canon de participación del Estado, que pasaba del 10 al 15% (la suma a percibir era considerada como pago de impuestos) • Desaparición de la cláusula de rescate de oro (sustituyéndola por una indemnización) • Posibilidad de fin de concesión por incumplimiento grave Además, se incluía un nuevo régimen de sanciones, pudiéndose llegar a la incautación del servicio y obligaba a definir un programa mínimo de trabajos a realizar durante los siguientes diez años. En este plazo, se incluían algunas obligaciones, entre otras, la extensión del servicio automático a 23 nuevas poblaciones.

Bases del Contrato con El Estado

17 de julio, nueva ley y subida de sueldos

02

Por un lado, la Ley del 17 de julio de 1946 trae una novedad, que es la autorización de venta de acciones por parte del Estado, que daba vía libre a “ir pasando a la economía privada el paquete de acciones de la CNTE que hoy posee el Estado en condiciones que le permitan resarcirse del precio de adquisición”. Y en esa misma fecha, el 17 de julio, los empleados recibieron la noticia, seguro que con gran alegría, de la Dirección General de Trabajo, que daba su visto bueno a los nuevos sueldos base para el personal de la CTNE, con un incremento del 52% para la categoría más modesta y del 39% para la restante.

Trabajadores instalando tendido telefónico

Londres, al alcance

03

Entretanto, la red sigue creciendo y llegando cada vez más lejos. En 1946 se inaugura la comunicación radiotelefónica directa entre Madrid y Londres, aunque inicialmente en un horario muy reducido. Y se comienza a desplegar un nuevo circuito entre Madrid y Nueva York cuyas características técnicas y de calidad “son la última palabra en este tipo de instalaciones”, según cuenta la documentación del momento.

Aranjuez. El Tajo y jardines del Palacio.

Archivo