1962

El tráfico internacional con llamadas automáticas alcanza buen número de capitales de la Europa Occidental y llega la Pentaconta, un nuevo modelo de central más eficiente y más rápida.

Primeras llamadas automáticas con París, Londres…

01

Las comunicaciones internacionales experimentan un buen avance este año, en el que España solicita comenzar las negociaciones para incorporarse al Mercado Común Europeo. A primeros de año se ponen en servicio, por medio del cable coaxial Madrid-Barcelona-Frontera francesa (extendido hasta Perpiñán), 12 sistemas de alta frecuencia de 12 canales cada uno con París, Londres, Bruselas, Fráncfort, Ginebra, Génova y Marsella. Gracias a esta instalación, conseguimos establecer comunicación directa con casi todos los países de Europa Occidental, además de mejorar la calidad del servicio. Y gracias a ello, el impacto se hace notar en el volumen del tráfico internacional, que aumenta respecto al año anterior de media un 28%.

Primeras llamadas automáticas

Inauguramos la central Pentaconta

02

Un gran hito de 1962 es la inauguración de las centrales Pentaconta, que con un sistema de conmutación de barras cruzadas, aportaba una gran rapidez en el establecimiento de las comunicaciones y, por tanto, era especialmente idónea para intensificar el servicio interurbano automático nacional. Con un resultado “extraordinariamente satisfactorio” se adaptará en todas las nuevas instalaciones automáticas en España. La primera central Pentaconta 1000, fabricada en Francia, pero montada y probada por personal de Standard Eléctrica S.A, se inauguró en Igualada (Barcelona), con 2.000 líneas.

Inauguramos la central Pentaconta

Más comunicación con América del Norte

03

Las comunicaciones más allá del Atlántico también experimentan un gran crecimiento, gracias a la puesta en marcha de dos circuitos directos Madrid-Nueva York por el cable submarino TAT-2, que, sumados a los tres enlaces por radio existentes, hicieron posible aumentar el tráfico con América del Norte en aproximadamente un 50%.

Más comunicación con América del Norte

American Pentaconta

Debes aceptar las cookies para poder ver este contenido

Archivo